Nos dueles, Rafa

descarga (2)

Duele. Duele mucho. Duele como si el que cayese fuese un amigo, un hermano, uno mismo. Duele porque te hemos visto trabajar a destajo para ser el número uno. Duele porque conseguiste desequilibrar emocionalmente al mejor tenista de la historia en el jardín de su casa. Duele porque eras un niño cuando conseguiste ser el mejor de todos. Duele porque te hemos acompañado en cada victoria y duele porque nuestra segunda casa también era París. Duele verte abatido. Duele de verdad. Pero si tú nos regalaste tardes inolvidables de tenis sin pedir nada a cambio, no sería lógico abandonarte cuando de verdad nos necesitas. 

Duele porque te hemos visto ganar tantas y tan seguidas veces que verte perder aún chirría. La derrota contra Fognini, quizás una de las mas dolorosas de tu carrera, no tiene explicación. Y eso también duele. Tú eras el que conseguía dar la vuelta a partidos que perdías por 2-0 y 3-1. Tú eras el que, en algún momento de algún juego de cualquier partido, conseguía minar la moral del rival y lograba que todo fuera de cara. Tu fuerza, tu resistencia mental y tu capacidad de rehacerte de cada error no forzado. Eso te convirtió en el mejor tenista español de la historia, en el más laureado en Roland Garros y en el ejemplo para millones y millones de personas. Daba igual cuanto tenías. Querías más.
El tenis comenzó a seguirse más en España. Más niños querían coger una raqueta y ser como Rafa. Tus fotos mordiendo innumerables títulos no te las va a quitar nadie. Tampoco como te tirabas al suelo en cada victoria. La primera o la ultima. Tú eres así. Tu ejemplo tanto deportivo como personal era intachable. Devolviste a España a lo más alto del deporte. Tú, principal culpable. Sí, tú.
Pero fuiste ejemplo en la victoria. Ahora lo eres más en la derrota. Porque la vida es eso. Ganar h perder. No creerse el mejor aunque lo seas y no hundirse cuando las cosas, por lo que sea, no salen. Ver tu cara tras perder contra Fogini duele. Porque eres consciente de lo que ha pasado. Eres consciente del trabajo que hay detrás y sabes mejor que nadie que ese trabajo tendrá que multiplicarse para volver en 2016 con más fuerza que nunca.
La grandeza, Rafa, la llevas de serie. Está tatuada a tu piel. Y no por todo lo ganado, sino por todo lo sufrido. Porque no es más grande aquel que mas tiene, sino el que más lucha por volver a tenerlo.
Rafa, aquí estaremos algunos que, en nombre del deporte, te estaremos eternamente agradecidos. Esperando a que vuelvas a levantar un Grand Slam. Sabemos que puedes hacerlo. Y, lo hagas o no lo hagas; lo consigas o no lo consigas, nosotros siempre estaremos en tu barco. Tu ejemplo en la victoria y tu ejemplo en la derrota valen más que cualquier título que puedas volver a morder.
Vamos Rafa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s