Fernando, por tu bien, para esto

Hu_150731_DEPORTES_Futbol_fernando_torres_prensa_073115

Hace poco dedicaba un artículo a Fernando Torres que me llevaba a mi más tierna infancia. Algo que casi todo el mundo ve. Algo real. Sin olvidar el presente en el que estamos. Pero hay un hombre obcecado en manchar su imagen con ayudas que no necesita.

Matallanas lo ha vuelto a hacer. No es la primera, ni será la última. En su cruzada de desprestigio a Diego Pablo Simeone por no dar a Fernando Torres todos los minutos que él considera oportunos, vuelve a faltar el respeto a la entidad, al argentino y a la verdad. No voy a publicar lo nuevo que ha soltado desde su cómodo sillón donde todo lo ve, ahí está la hemeroteca y me niego a darle más clicks (¿y por qué lo lees tú? Me preguntaréis. Hay que tener vigilado a todo el mundo. Más aún a esos que tienen una voz que, por calidad periodística, igual no merecen). Pero, aprovechando que el Pisuerga pasa Valladolid, ha vuelto a ascender al reino de los cielos a Miguel Ángel Gil Marín, un hombre que no debería estar ganando los cientos de miles de euros que gana en el Atlético de Madrid, club allanado y saqueado por su familia y Cerezo films.

En su búsqueda por la notoriedad, dado que las crónicas del Atlético en el Diario AS han bajado desde la brillantez de Iñako a la nada con Javier, se ha buscado un complicado enemigo. Y todo olvidando el bien común del Atlético de Madrid, club donde está su “amigo” Fernando y al que hace más daño que bien cada vez que tiene la brillante idea de publicar un texto. Considera él, desde su pluma fácil, que Torres está siendo ninguneado sistemáticamente por Simeone, un hombre con el que no habla con la misma pasión cuando triunfa que cuando pierde (que no suele ser muy a menudo, dicho sea de paso). Y esta serie de verborreas verbales coinciden, también siempre, cuando el de Fuenlabrada atraviesa una sequía goleadora u otro de sus compañeros es titular durante tres partidos seguidos. Las pillamos al vuelo, aunque se piense que no.

De lo que no se está dando cuenta, y mira que es fácil, es del daño que está haciendo al 9. Pero Fernando Torres tiene la suerte de ser atlético, de jugar en el Atlético de Madrid y de ser amado por encima del bien y del mal por una afición que le debe todo y más. Si Fernando vistiese de blanco, otro gallo le cantaría. Y, si no, que pregunte a su amigo Iker Casillas. La -mala- propaganda que Matallanas está tratando de inculcar a quien quiere creerle (que cada vez son menos), no va a conseguir hacer daño a Simeone; al contrario. Cada palabra publicada a su nombre contiene un efecto boomerang. Fernando (o alguien allegado) debería parar esto; que su esfuerzo y su entrega no sean manchados por quien busca el bien particular en lugar del colectivo. Que él sabe, mejor que nadie, que esa filosofía no casa con el Atlético de Madrid.

PD: Ya estoy cerrándome más puertas. No aprendo.

//platform.twitter.com/widgets.js

Anuncios

Un comentario en “Fernando, por tu bien, para esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s