Temporada 2013/14 2.0

1simeone

Con el temporal de lluvia que asola toda la Península Ibérica desde hace varios días, ha llegado -otra vez- la corriente estúpida y desmemoriada a la Liga Española. El último en caer en saco roto, Iago Aspas. Un chaval del que sabemos que las luces se le apagan cuando sale de un terreno de juego -aunque en el partido contra el Atlético no es que las tuviese precisamente encendidas-. “Es muy difícil presionarles. Balón que tienen, balón que tiran para arriba. No juegan ni una. El Atlético es un equipo que no permite trenzar, de defensa cerrada. No propone fútbol”. Así se despachaba ayer un futbolista que vio el partido, el balón y la victoria desde la lejanía. 

Es el último en apuntarse a esta moda. Algo que, bien es cierto, tuvo un relajo de meses la pasada temporada. El Atlético no iba a incomodar para la victoria final de Barcelona o Real Madrid. Pero que se acrecentó cada vez que uno de estos rivales tenían que medirse con los rojiblancos. Nada nuevo bajo el sol. Cuando el Atlético incomoda o asoma por donde no debería, aparece la catarsis. Pero lo que no deja de sorprenderme es que lo hace también en esos equipos que deberían mirarse en el ejemplo de los de Simeone. Sorprende y asusta.

Eso sí, a nadie le pilla en frío. Son ya muchos los años en los que hemos visto algo así. Todo implementado por unos medios de (in)comunicación que plantan la semilla para que luego, aquellos que no saben pensar por sí mismos, lo compren. Es un clásico. “Pero lo dice la tele”, “lo pone en el periódico”. Pensar debe suponer una complicación inestable para el español medio. A mí, que me mastiquen la comida, deben pensar muchos. Eso que me ahorro. Y luego, claro, lees y escuchas lo que lees y escuchas. Para encerrarse y no salir.

Ya dijo Dani Alves que ciertos medios o periodistas son basura. No puedo estar más de acuerdo. También dijo Godín el año pasado que cierta prensa es la que empieza a generar la violencia que más tarde se ve en las gradas. Se lo compro también. Porque a un tonto, la única excusa que le hace falta para demostrar lo tonto que puede llegar a ser, es que le den la razón. Unos dirigen y los descerebrados asienten. Porque si te dicen que Neymar se burla de los rivales por hacer regates y Cristiano Ronaldo es un astro por hacer los mismos, te lo crees y punto. Y si te dicen que la afición del Atlético es asesina, te lo crees y punto. Y si te dicen que el Atlético de Madrid es un equipo violento, que no sabe jugar al fútbol, que condiciona al árbitro y que gana sin merecerlo, lo compras, te lo crees y punto.

Y así llegamos al final de la primera vuelta. El Atlético de Madrid, campeón de invierno*, defensa menos goleada, un entrenador como la copa de un pino y un margen de mejora muy amplio. Las portadas para Zidane, que no llega a la gala del Balón de Oro como nominado a mejor entrenador, porque el papeleo no llegó a tiempo (cosas de fax). No debería importar. Es más, al aficionado atlético le debería agradar no aparecer en portadas, salir en la página 25 de cada periódico y que se hable de ellos sólo para remarcar, entre líneas y sin que se den cuenta, lo que está molestando desde hace cuatro años. El ejemplo de la temporada 2013/14 está ahí. Ese es el camino. Y ellos ya están haciendo su trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s