Dale, dale, dale… Que alguna cae

‘Mono’ Burgos, Gaspar, Sergi, Lequi, García Calvo, De Los Santos, Ibagaza, Álvaro Novo, Nano, Nikolaidis y Fernando Torres. En el banquillo: Sergio Aragoneses, Musampa, Jorge Larena, Rodrigo, Arizmendi y Gregorio Manzano. Esto fue una vez el Atlético de Madrid. Hace tiempo, pero no tanto como el que nos gustaría. Era la temporada 2003/04. Año en el que el Valencia fue campeón de Liga y el Real Madrid terminó en cuarta posición. Tiempos donde poder meter mano a los dos gigantes sin ningún temor. Tiempos donde el Atlético no entraba ni en UEFA. Tiempos donde los de Manzano recibían más goles de los que marcaban. Tiempos en los que el Atlético de Madrid era un niño imberbe. Qué lejos, y qué cerca queda aquello.

La historia ha cambiado. En todos los sentidos. Los dos gigantes que ya por entonces había, ahora son mastodontes. Lo acaparan todo. En el terreno de juego, en la prensa, en el mercado de fichajes. Nadie puede toserles. Ni tan siquiera los señores que, con silbato en mano, intentan lleva a cabo de forma justa la ley que rige al fútbol. Se acojonan, y acongojan. Les falta valor. O igual no.

Pero ha habido un hombre, seguido por sus guerreros, que nunca les ha tenido miedo. Ni respeto. Un hombre que cogió a un equipo desahuciado, como aquel del que hablaba al principio, pero con alguna estrella. Un equipo sin alma, sin fe, sin convicción. Una afición acostumbrada al fracaso, sumida en el lodo y sin vistas a mejorar. Una plantilla resquebrajada, hundida y que pisoteaba cada domingo el escudo del Atlético de Madrid con su pasividad y su negación. Y, entonces, se obró el milagro.

Os podrán contar las veces que quieran que el Atlético se ha ganado el derecho a mirar de tú a tú a los equipos más grandes del Viejo Continente. Que es uno de ellos. Que es poderoso. Y, vistos los resultados desde hace cinco años, no les faltará razón. Pero la realidad es bien distinta. Porque una victoria con la camiseta rojiblanca se trabaja más, se lucha más, se suda más, se sufre más. Su periplo por la máxima competición nunca ha sido un paseo militar. E igual han dado los Bayern, Chelsea o Barcelona que los Leicester o Leverkusen. Optar a un título tan mayúsculo con la camiseta del Atlético no es igual que optar con una camiseta blanca. No te regalan nada y no tienes en el banquillo jugadores que alcanzan los 200 millones de euros de coste entre todos. No. Esto es otra historia.

Simeone ha logrado hacer de lo milagroso lo rutinario. Pero jamás se debe perder la perspectiva de lo que este equipo es, de dónde viene y a dónde puede ir. Diego Pablo habrá conseguido que se respete al Atlético dentro de un terreno de juego. Habrá conseguido que nadie quiera la bolita de su equipo en cualquier sorteo de cualquier competición. Pero la realidad de este club sigue estando en querer vender a sus grandes estrellas de forma sistemática o en buscar cada verano el reemplazo a una figura importante dentro de la plantilla. Y eso, amigos, los grandes de Europa no necesitan hacerlo.

Hoy en día el Atlético es grande por merecimiento y no por nombre. Se lo ha ganado en el verde. Año tras año. Y se juega, de nuevo la gloria, contra el peor de los villanos. El mayor de los mastodontes. El que lo rige absolutamente todo. No será fácil. Nunca lo ha sido. Pero Diego Pablo Simeone dejó una frase para el recuerdo, y para tenerla bien grabada: “Dale, dale, dale, dale, dale, dale, dale, que alguna cae. Hay que insistir”. Y en eso, en insistir y en revelarse contra el orden establecido, el Atlético de Madrid no es grande: es gigante.

Ellos ya se ven en Cardiff. Así que… Que pase lo que tenga que pasar. Otra vez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s