Cada vez engañáis a menos

Si hay algo que han hecho bien los medios de comunicación vendidos al régimen de Mátrix es hacer creer, a gran parte de la población que consume fútbol, que la pugna entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo se erige en cuestión de gustos.

Eso ha calado hasta en mi. Que soy consciente que ser coetáneos en tiempo y lugar ha hecho que ambos jugadores quieran sobredimensionarse y no hayan perdido nunca el hambre por ganar y ser mejores. Hasta ahí les compro esto, pero no más.

Porque me parece realmente insultante que Cristiano Ronaldo, a 2018, vaya a tener en su haber los mismos Balones de Oro que Leo Messi. Un trofeo que nace con la idea de premiar al mejor jugador del año y que ha sido desvirtuando de tal forma que ahora mismo es una pantomima que ya cada vez menos gente se cree. Sí Cristiano, que dice en repetidas ocasiones que “sueña con ganarlo”. Cosas de su ego. Que están bien, eh.

Pero no deja de ser una broma de mal gusto. Porque a Messi se le compara con los más grandes de este deporte (Maradona o Pelé) y con Cristiano viven empeñados en igualarle a un Messi que está a otro nivel. Porque no, el fútbol no son solo goles o unas estadísticas de otro mundo. En eso el portugués sí puede ser mejor. Marca más goles, bate registros y tiene un hambre voraz. Es un futbolista que se ha hecho a sí mismo y que trabaja por seguir creciendo y agrandando esa cifra de goles. ¿Mérito? Mucho. Pero ya está.

El argentino es otra cosa. El enano juega a otro deporte. No trabaja para ser el mejor porque ya lo es, le viene de forma natural, lo tiene en los genes. Futbolistas de esta dimensión salen uno cada treinta años. Marca casi los mismos goles que el del Real Madrid, pero además juega al fútbol. Puede ser el mejor delantero del mundo, el mejor media punta y el mejor centrocampista en el mismo encuentro. Sin despeinarse. Y sin correr. Leo puede ser el mejor de un partido, de dos o de cien sin tener la necesidad de marcar un solo gol. Y eso es el fútbol. Porque en este deporte el fin es el gol, pero abarca todo lo demás. ¿Qué se dice de Cristiano cada vez que no marca? Pues eso.

Entonces indigna, a los que nos gusta este deporte, que el portugués (o cualquiera) pueda igualar los Balones de Oro de Leo Messi. Pero siendo esto un trofeo anticuado y vetusto, lo que de verdad nos indigna es que nos queráis vender como tirria a Cristiano, envidia al Real Madrid o un simple “la tenéis adentro” muy chiringuito y muy cansino. Y todo porque no sois capaces de ver más allá de vuestras narices y recitáis como una misa lo que os inculcan desde la propaganda que consumís.

Demos a Cristiano el valor que merece. El haber sido capaz de haber engañado a tanta gente a la que se le ha dicho que puede ser igual (¡o mejor!) futbolista que Messi. Cuando cualquiera fuera de todo ese panorama irreal se ha dado cuenta hace muchísimos años que su lugar en el Olimpo del fútbol jamás podrá estar a la altura del argentino. Aunque el próximo año gane el sexto Balón de Oro y le supere en uno. Que eso es lo único que le importa al portugués.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s