Esto nos pertenece

No preguntaron a su gente si querían cambiar de casa. Simplemente les cambiaron. Tampoco les consultaron sobre la idea de cambiar el escudo que les representaba.  Con nocturnidad y alevosía, sin más, les plantaron otra cosa en el pecho. No tenían porqué hacerlo, porque el Atlético de Madrid, legalmente, es suyo y no de los socios. Legalmente, también, fueron declarados como culpables de apropiación indebida. Aunque eso, claro, ya ha prescrito.

Precisamente por todo esto que comento, la idea del Frente Atlético de tratar de buscar financiación para la creación de una estatua en honor a Don Luis Aragonés fue absolutamente brillante. El Metropolitano tiene dos años de vida y nadie eligió marcharse allí. Nadie escogió, tampoco, qué nombres debían aparecer en un “paseo de leyendas” que ha terminado siendo un paseo turístico por ver qué nueva plaquita toca ensuciar esta vez. Porque, aunque parezca increíble, leyendas no son todos.

El que sí lo es, y esto no admite discusión alguna, es Don Luis. Por eso se me eriza la piel al pensar que, en un futuro, habrá una estatua de bronce en su honor. Un lugar de culto en el que he podido tener el privilegio de participar. Nadie me podrá quitar a mi, ni a a los más de 7000 mecenas, el poder decir que participamos en el recuerdo de una figura fundamental para entender lo que significa el Atlético de Madrid para el aficionado rojiblanco.

Y aquí no he venido a hablar de los que hayan puesto 15 euros, los que hayan puesto 100 o los que se hayan apuntado a última hora porque les regalan una monedita “chachipiruli”. Me da igual. Todos lo han hecho posible, todos lo han pagado con SU dinero y todos (JUNTOS) han logrado mantener viva una llama que se estaba apagando: la sentimental. Y a los que no han querido participar en esto, que hagan con su dinero lo que quieran. Están en su derecho. Pero ellos se lo han perdido.

No olvidemos que estos dos últimos años han sido muy duros. Se ha tenido que decir “adiós” a figuras que adornaban las camisetas de medio estadio (Fernando, Gabriel, Juan Francisco, Diego…). Han echado al aficionado de su casa y le han mandado prácticamente fuera de su ciudad. Les han impuesto un logo bajo la excusa del “crecimiento y la modernidad”. Por eso mismo esta estatua representa mucho más que un homenaje absolutamente merecido para un hombre excepcional. Significa que, en mayor o menor medida, el Atlético de Madrid sigue. Que ahí sigue su gente. Y que esto nos pertenece a todos. No a los de la inmobiliaria o al productor de cine. No, a esos no. A nosotros. Pertenece al verdadero Atlético de Madrid.

Seguimos vivos. 

PD: Aún se puede seguir donando. Así que no os lo penséis. El dinero sobrante irá para AECC.

PD2: Que no de miedo a señalar a los culpables de toda esta locura. Conseguir más de 130.000 euros a golpe de click, fuera de la temporada oficial, es impresionante. Enhorabuena y gracias al Frente Atlético.

Pincha aquí y dona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s