El Post: Osasuna 0-5 Atleti

Tras la contundente victoria del Atlético de Madrid en El Sadar, repasamos lo mejor y lo peor que nos deparó el choque. Al día siguiente, ya en frío.

LO MEJOR

Héctor Herrera: partido sobrio del mexicano. Sin histrionismos con el balón y sin filigranas youtuberas. Hizo lo que demanda su posición. Lo que todos pedimos un poco a Thomas Partey para que termine de ser el jugador que se vislumbra en él.

Marcos Llorente: quizás sea un espejismo. O quizás sea el enésimo milagro de Simeone. Y todo pinta a esto último. Llegó al club como 5, para tapar la salida de Rodrigo al City. Y parece ser que, finalmente, lo que va a tapar es la salida de Raúl García en 2015. Con sus evidentes diferencias futbolísticas, parece que su misión va a ser similar. Y si acaba consiguiendo hacerse un hueco en esta posición, estaremos hablando de que el Cholo lo ha vuelto a hacer. Una vez más. Esto es lo que diferencia a los entrenadores de los alienadores: hacer de la necesidad, virtud. Y ver lo que nadie ve.

Joao Félix: con sus dos goles en Pamplona ya supera (8) los que hizo el Kun Agüero en su primera temporada en el Manzanares (7). Las comparaciones son odiosas, y los equipos de entonces y ahora, también. Pero hay que poner en perspectiva sus cifras. Se le ve más integrado en la dinámica que exige Simeone y ahora solo puede ir hacia arriba.

Koke: no hemos venido aquí a escribir obviedades, pero en este caso es necesario. Es un jugador tan superlativo, que tan solo animo a los lectores a que echen un vistazo a los últimos partidos del Atleti sin Koke y con Koke. Su simple presencia se nota, pero cuando además de presencia está con una confianza tan bruta, estamos ante un jugador total.

LO PEOR

Lateral derecho: si en marzo en el Atlético de Madrid no se podía adivinar que lateral diestro podría ser titular, pues todos estaban a gran nivel, ahora sucede lo mismo, pero al contrario. Con Vrsaljko K.O., ni Arias ni Trippier han estado acertados en la vuelta a los terrenos de juego. El colombiano estuvo muy desacertado en labores defensivas y muy impreciso ofensivamente.

Diego Costa: sigue estando mejor que hace tres meses, pero sigue estando realmente lejos del nivel que necesita para ser diferencial. Y ahí el Atlético de Madrid tiene un problema. Porque necesita de la esencia de Diego para disfrutar de su mejor versión colectiva. Morata (o Llorente) parecen más frescos de piernas que él. Pero ninguno de los dos tiene ese aura en el verde que sí posee el hispanobrasileño.

Arbitraje: no tuvo incidencia en el resultado. Pero me resultó curiosa la manera de proceder de colegiado y línea en una acción que dejó a Marcos Llorente solo ante el portero. Decidieron que había que señalar fuera de juego antes de que terminase la acción. Después no vimos repetido si fue o no fue. Poco después llegaría el gol de Morata, donde sí dejaron terminar la acción que, finalmente, tuvieron que dar por válida. Pasa habitualmente y es el mal de este colectivo: no tener los mismos criterios para todos.

Nueva normalidad: me entristeció ver El Sadar vació de almas. Osasuna basa una de sus principales fuerzas en ser un equipo aguerrido y fuerte en su propia casa. Con sus hinchas detrás alentando. Cambiar eso por un frío sonido ambiente a mi me parece atroz. Pronto sabrán en el Atleti lo que es. Al menos espero que le quede claro a todo el mundo lo importante que es la gente en este deporte. Sin afición no hay fútbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s