El Atleti debería pedir perdón

“No encuentro ni una sola razón futbolística para creer que el Atleti puede ganar al Liverpool ni hoy, ni en Anfield. Pero, aún así, voy camino del Metropolitano con la sensación de que puede hacerlo”. Esto es lo que tuiteé horas antes de que comenzase el duelo entre Reds y rojiblancos. No era ninguna locura. Porque visto cómo venían unos y otros, resultaba ser una de las eliminatorias, al menos sobre el papel, más desigualadas en cuanto a lo futbolístico.

Pero esa sensación de que se podía hacer estaba ahí, y se aupaba por encima del balón. Porque, aunque os parezca increíble, en el fútbol importan muchos otros factores ajenos a ese elemento circular. No obstante, y es un dato que se nos había olvidado, antes del choque de anoche Simeone había jugado un total de 34 partidos como local en Liga de Campeones y había sido capaz de ganar 26 y perder solo dos (Benfica y Chelsea), con solo doce goles en contra.

He intentado encontrar un mejor dato de cualquier otro equipo europeo y he sido incapaz de encontrarlo. El Liverpool de los 103 puntos sobre 105 posibles se fue del Metropolitano sin tirar a puerta por primera vez desde 2018. Y no, el Atlético de Madrid no se colgó del larguero, porque se ha visto durante esta temporada que eso no funciona. Simplemente tiene un entrenador que, tácticamente, dio un repaso descomunal a todo un Jurgen Klopp. Así que sí, en lo futbolístico el Atleti también tuvo opciones. Pido perdón al Cholo.

Visitar al Atlético de Madrid de Simeone en competición europea es pasar por el dentista. Le han visitado prácticamente todos los cocos del viejo continente y todos se han ido igual que han venido: de vacío. Prueba del dolor de cabeza que genera pasar por Madrid para tratar de ganar a los chicos del Cholo han sido las declaraciones pre y post partido de un Klopp completamente desorientado. Si antes del choque todo eran elogios para Simeone, el Atleti y su forma de afrontar este tipo de partidos; tras el mismo lo único que le faltó fue pedir que se repitiese el duelo.

Y es que estoy convencido que a Klopp le ha pasado lo mismo que a la mayoría que hoy se han levantado con la cara desencajada. Se veía tan insultantemente superior, que verse por detrás en la eliminatoria era algo que no entraba en sus planes. Y eso, sumado a la alegría que generó un partido tan idílico en la afición y futbolistas del Atlético de Madrid, le han hecho salirse del papel y desentonar como pocas veces.

Algo similar ocurre aquí, en España. Medios de (in)comunicación y aficionados de otros equipos se han unido para restar mérito a la victoria rojiblanca. Como si plantilla y afición no tuvieran derecho a estar felices por el partido que se jugó en el Metropolitano. Como si fuese una ofensa sonreír tras hacer hincar rodilla a un equipo que parecía imbatible. Como si hubiese que pedir perdón por hinchar un poco el pecho tras ver como se llevan meses de tertulias y titulares afirmando poco menos que el Atleti ni debería presentarse a esta eliminatoria. Como si no llevásemos toda la temporada entre encuestas y súplicas para que esta sea la última temporada de Simeone como entrenador del Atlético de Madrid.

Celebrar empates en el Camp Nou sí está permitido. Sonreír por derrotar al Liverpool no. “Parece que han ganado una Champions”. No, queridos amigos. El Atlético de Madrid y sus aficionados no necesitan ganar una Champions para ser felices. Si ayer el Liverpool hubiera acabado empatando esa gente se hubiera ido igualmente feliz a la cama. Porque el fútbol en ese sitio no trata de ganar o perder, sino de sentir. Y ayer, desde la llegada del autobús al Metropolitano, se sintió. Todos fueron uno y, por momentos, vibraron esos bloques de hormigón como si el Vicente Calderón se hubiese vuelto a levantar de sus cimientos. Esa es la verdadera victoria. La que nunca van a entender.

Cholo vete ya

Tan atlético como es y teniendo las vivencias que le ha tocado sufrir, lo avisó el día de su despedida. “Vendrán tiempos difíciles, y tendremos que estar unidos”. Fernando Torres tenía razón. Seguir leyendo

Vivir en Matrix

“La gente cuando está a punto de morir,

se muestra tal y como es”.

Joker.

 

“Me gustaría que recordarais cómo os sentís hoy. La felicidad y el orgullo de tener un equipo campeón, de pertenecer a una gran familia. Me gustaría que lo recordéis siempre, cuando vengan los malos momentos, que vendrán. Cuando desde fuera nos quieran decir que la cosa va mal. En esos momentos, me gustaría que recordaseis cómo os sentís ahora”. Estas fueron las palabras de Fernando Torres en su spech de despedida en un triste mayo de 2018, ante un Metropolitano a rebosar. No lo dijo por decir, sino porque sabe lo que es el Atlético de Madrid, porque él es Atlético de Madrid. Seguir leyendo

La esencia perdida

El mal juego, la falta de gol, las oportunidades perdidas… Bien, el Atlético de Madrid de esta temporada está teniendo diferentes problemas que habría que ir corrigiendo para enderezar el rumbo (por lo menos en cuanto a sensaciones). Pero hay algo que me preocupa mucho más que no tener un estilo definido, que esté costando tanto anotar gol o que no se esté aprovechando el mal inicio de Barça y Real. Y eso es la pérdida de esencia. Seguir leyendo

Koke es Atleti

Hace ya varios años que, de vez en cuando, cuando falta sobre el terreno de juego, se escucha la siguiente frase: “Koke se  nota más cuando no está, que cuando está”. Una afirmación totalmente cierta para los que ven al Atlético de Madrid cada fin de semana. Pero, ¿queréis saber por qué no se suele escucha mucho tal cosa? Muy simple: PORQUE SIEMPRE ESTÁ. Ande mejor o peor, Jorge Resurrección siempre anda por el verde dejándose el alma. Como lo haríamos tú o yo. Seguro. Seguir leyendo

Qué daño hizo el 7-3

PARTIDO DE LIGA EN EL ESTADIO WANDA METROPOITANO

Aquellos que me conocen bien saben lo que me gusta escribir sobre el Atlético de Madrid. Aquellos que también me conocen saben, claro, que si no escribo es porque algo me pasa. Y está claro que algo me pasa últimamente, porque no me apetece, lo más mínimo, el ponerme delante de un teclado a divagar en rojiblanco. Y eso se debe a una razón por encima del resto: pereza. Seguir leyendo

Esto nos pertenece

No preguntaron a su gente si querían cambiar de casa. Simplemente les cambiaron. Tampoco les consultaron sobre la idea de cambiar el escudo que les representaba.  Con nocturnidad y alevosía, sin más, les plantaron otra cosa en el pecho. No tenían porqué hacerlo, porque el Atlético de Madrid, legalmente, es suyo y no de los socios. Legalmente, también, fueron declarados como culpables de apropiación indebida. Aunque eso, claro, ya ha prescrito. Seguir leyendo

Uruguayo mercenario

Hay anuncios que, por lejanía en el tiempo y fuera de un contexto, pueden afectar en mayor o menor medida. Eso es, precisamente, lo que le ha podido pasar a Diego Forlán. El uruguayo ha anunciado que cuelga las botas, de manera definitiva, a los 40 años. Y como sucede cuando alguien se muere, es el momento de la retirada de un deportista, cuando se pasa lista a la hora de repartirle méritos. Seguir leyendo

Hacedor de rabia profesional

Hay dos cosas que me gustan especialmente de las pretemporadas del Atlético de Madrid. Una de ellas es la afición rojiblanca. Capaz de verse campeona del triplete tras un buen partido en Estados Unidos, para pasar a plantearse, días después, si estos jugadores serán capaces de clasificarse para Europa. Esta bipolaridad, bien llevada y tratada, mola. Pero porque estamos en verano. Seguir leyendo