¡Cómo osas criticar a un periodista!

Me habrán dicho la frase con la que titulo este artículo unas diez veces en mi vida.  También la de “pero Imanol, ¡te estás cerrando puertas!”. Sin tan siquiera pararse a preguntar qué puertas quiero abrir y qué puertas no. Tomemos como base que yo respeto a aquellos compañeros de profesión que prefieren no meterse en ningún charco porque la vida da muchas vueltas y nunca se sabe dónde acabaremos. Los respeto porque cada uno tiene sus necesidades y la mentalidad es tan abierta como la barra de cualquier bar. Siempre hay sitio para uno más. Pero no paso de ahí, del respeto. Porque no lo comparto.  Seguir leyendo

Anuncios

Nos dueles, Rafa

descarga (2)

Duele. Duele mucho. Duele como si el que cayese fuese un amigo, un hermano, uno mismo. Duele porque te hemos visto trabajar a destajo para ser el número uno. Duele porque conseguiste desequilibrar emocionalmente al mejor tenista de la historia en el jardín de su casa. Duele porque eras un niño cuando conseguiste ser el mejor de todos. Duele porque te hemos acompañado en cada victoria y duele porque nuestra segunda casa también era París. Duele verte abatido. Duele de verdad. Pero si tú nos regalaste tardes inolvidables de tenis sin pedir nada a cambio, no sería lógico abandonarte cuando de verdad nos necesitas.  Seguir leyendo

Por favor, salven al periodismo deportivo

B7X224mCIAAgtU0

Debo reconocer que mi opinión sobre el periodismo deportivo más conocido en este país no era la mejor. Y por conocido hablo de esos medios de comunicación que más se consumen (sea leyéndolos, viéndolos o escuchándolos). Desde que juntar palabras para informar a la población se convirtió en una procesión arrodillada a las grandes empresas y multinacionales, se perdió la esencia por la que esta profesión tan hermosa fue creada. Y pese a todo quise hacerme periodista. Porque creo en el cambio. Y porque estoy convencido que, con conciencia y consistencia, puede ser posible. Seguir leyendo

¿Hola?

14015703404_d5f1504276_b

Los que me conocéis sabéis la infinidad de blogs que he podido llegar a abrir y que, por unas u otras cuestiones, he acabado abandonando. Este no será así, lo prometo. Y principalmente no será así porque he pagado por un dominio. Y ojo, que soy español, y como los buenos españoles si pagamos lo disfrutamos, nada de andar desperdiciando dinero, que las cosas no están para eso. Seguir leyendo